El Caballo de Ajedrez en la Ganancia de Calidad

Back to Entradas

El Caballo de Ajedrez en la Ganancia de Calidad

Colaboración de: Mailicec Sanchez Rincon

El caballo engrandece al hombre, lo eleva, le da poder, fuerza, seguridad y gallardía, quien monta un caballo se siente superior frente al hombre que va a pie. Es la impresión de entrada de los invasores para vencer a los cientos de guerreros a pie. La historia ha plasmado esa importancia material, pero su valor va más allá, según varias culturas le dan un poder espiritual al caballo, para los japoneses montar a caballo desarrolla lo mejor y peor del hombre, es por eso que existe un código de los caballeros.

La relación entre el caballo y los humanos ha sido marcada en la historia, como transporte, animal militar, de trabajo, actividades de esparcimiento, competición deportiva, protagonista de obras artísticas, pinturas, esculturas, cinematográfica y obras literarias de ficción. El Caballo de Troya fue una estrategia bélica, se convirtió en la inspiración de historiadores, escritores y artistas, por lo que es considerado en la actualidad como un tema motivador a la creación de una obra literaria y artística.

El caballo de ajedrez es una pieza peculiar, se ubica al inicio de la partida al lado de las torres y el alfil pero suele moverse primero que estas dos. Es la única que salta sobre otras piezas, puede saltar de la casilla blanca a la negra, de la negra a la blanca, no lo hace en línea recta por lo que su movimiento es más complejo. Se mueve dos casillas verticales y luego una horizontal pasando por una diagonal como trazando la hipotenusa de un triángulo recto, parece la forma de una letra “L”. Es la única pieza que no necesita esperar que un peón avance para salir en la apertura.

El caballo de ajedrez es una pieza de corto alcance, por lo que es más efectivo hacia el centro del tablero, su alcance no solo es mayor, sino que las casillas que domina forma una circunferencia. A pesar de que la Dama es la pieza de mayor valor y alcance, no se puede mover como un caballo. Su valor numérico es de 3 puntos y a medida que avanza cambia su función. En las primeras filas es considerado una pieza defensiva, pero al estar en la tercera y cuarta fila se vuelve atacante, aumentando su agresividad de ataque en la quinta y sexta fila debilitando las defensas del adversario. Es un excelente bloqueador de peones contrarios ya que estos no lo limitan. En la apertura son indispensables, valiosos en el medio juego, pero en finales, la ventaja de un caballo no siempre es suficiente para lograr ganar, especialmente si el peón está en “a” o “h”, debido a la pérdida de un tiempo para alcanzarlo, así como esté un peón de cada lado, el caballo solo podrá atacar o defender uno a la vez.

Existen cálculos matemáticos que dan la exactitud de cuantos movimientos debe hacer el caballo para alcanzar una casilla. Si la casilla a la que desea llegar el caballo está en su circunferencia cercana en el color contrario, con un movimiento llega, si es del mismo color de su casilla de origen y forma un rombo pequeño a su alrededor, en tres movimientos, un rombo más grande, en dos movimientos y en las esquinas de una estrella en 4 movimientos.

En el estudio de los símbolos, el significado del caballo es asociado en dos enfoques, el caballo negro, tenebroso como arquetipo de emisario de la muerte, mientras que el blanco u otros colores simbolizan lo contrario y según las culturas. Está el Pegaso que vuela con alas grandes, el caballo del Dios nórdico Odín de8 patas, los corceles del Dios del Sol hindún, los caballos de la Apocalipsis, el caballo blanco del Libertador Simón Bolívar y otros más.

Existen culturas que le dan un poder mágico al caballo, intuición, clarividencia (avisa de posibles peligros), equilibrio, guía espiritual, guardián de los viajeros, el poder sobre los 4 elementos (agua, tierra, aire y fuego). Libertad, lealtad, devoción amor, fe, perseverancia, nobleza, vigor, fidelidad, paciencia, control del ambiente, viajes astrales, amistad, cooperación y comunicación entre las especies.

En la ganancia de calidad de servicio, la perseverancia es una de las cualidades fundamentales para el logro de metas, y para lograr alcanzarlas hay que retirar de la mente todo lo negativo, los obstáculos y creer en las capacidades para resistir y lograrlo, por lo que el pensamiento optimista, positivo, se alcanza ver lo bueno, lo que puede aportar y beneficiar. Es el pensamiento positivo el que construye sueños y fe en que suceda lo que se desea, se quiere y se esfuerza en lograr, acompañado de la lógica pero desde lo positivo, para evitar especulaciones, fantasías, imposibles y asumir con buena actitud los obstáculos a superar, situarse en el mejor de los escenarios posibles e intentar varias estrategias hasta dar con la idónea.

Una de las herramientas laborales para aumentar la productividad es la actitud positiva de sus empleados, los hace individuos más felices, con ambientes de trabajo agradable, entablan mejores relaciones con sus compañeros y clientes, empleados enérgicos, dinámicos, creativos, con decisiones acertadas para superar dificultades, fortalecer el control y cumplimiento de los objetivos, crean identidad organizacional y disfrutan lo que hacen. Un empleado que se siente feliz en su trabajo, cumple con facilidad los logros, normas y se esfuerza por dar lo mejor.

Archivo para descargar:

El Caballo de Ajedrez en la Ganancia de Calidad ( PDF, 259 KB)

Comparte esta noticia

Back to Entradas